¿Insourcing vs Outsourcing? Esa es la cuestión

Blog

Octubre 20, 2021

¿Insourcing vs Outsourcing? Esa es la cuestión
El insourcing y el outsourcing son dos formas opuestas de trabajar. No hay una opción correcta: ambas opciones pueden tener pros y contras en función de varios factores, sobre todo del tipo de negocio que se tenga. Por lo tanto, es necesario hacer un análisis de ambos para entender exactamente la estrategia adecuada para una empresa. Pero primero las presentaciones: veamos en detalle qué significan estos dos términos. 

Definiciones

El Insourcing es una práctica empresarial que se lleva a cabo dentro de la propia empresa, ya sea una filial o una subsidiaria. El Outsourcing, por su parte, es una estrategia empresarial por la que se transfiere un trabajo a una empresa externa que trabaja a distancia. Procedamos a un análisis del outsourcing frente al insourcing.

Proximidad y control


El insourcing tiene ciertamente a su favor el hecho de que el equipo que gestiona los servicios que la empresa ha decidido confiarle está in situ y, por tanto, puede comunicarse mejor con todos los departamentos, conociendo los procesos de la empresa. Además, tendrá un mayor control sobre el flujo de trabajo, ya que el equipo de la empresa insourcing está siempre localizable y, por lo tanto, es capaz de actualizar y gestionar no sólo la parte de software, sino también cualquier parte de hardware directamente en la empresa. 

Costes


¿Qué hay que tener en cuenta al comparar los costes de outcosurcing e insourcing? Outsourcing es ciertamente más barata para la empresa, ya que se trata de una relación de consultoría y no de dependencia, y tiene más flexibilidad. Además, con el outsourcing  se mitigan los riesgos de pérdida de datos y de piratería informática: en un entorno cada vez más competitivo, las empresas de outsourcing se esfuerzan por ofrecer un mejor servicio con mayor seguridad. Los proveedores de outsourcing toman medidas para mejorar la recuperación de datos, evitar la pérdida de datos y el tiempo de inactividad de la tecnología. Por último, con este método podrá contar con un equipo de trabajadores altamente cualificados que serán elegidos en función de las necesidades de su proyecto. Las empresas de outsourcing cuentan con una amplia gama de profesionales, formados específicamente para un determinado conjunto de tareas, por lo que los gestores de proyectos podrán contratar a personas con un conjunto de habilidades concretas para cada proyecto. 

Experiencia


Sin embargo, las empresas de outsourcing  pueden no estar a la altura de la tarea y es importante elegir el equipo con cuidado para evitar decepciones. Por otro lado, con el insourcing se puede formar a los empleados para las necesidades particulares de la empresa, crear un equipo desde cero que se adapte a su empresa y se configure para sus necesidades. Sin embargo, esto también tiene una gran desventaja: los empleados formados de esta manera se convierten en imprescindibles y, si por cualquier motivo deciden abandonar la empresa, el proyecto puede quedar paralizado por la necesidad de encontrar y formar a otro empleado desde cero. Y la elección entre outsourcing e insourcing es especialmente delicada cuando se trata de servicios de TI y desarrollo de software.

¿Outsourcing, simple contrato o asociación estratégica?


Desde el punto de vista jurídico, mientras que la contratación interna presupone siempre un contrato de trabajo entre la empresa y el recurso interno, el outsourcing puede adoptar muchas formas. Se pueden utilizar formas de colaboración muy ligeras basadas en un simple contrato. Por un lado, habrá un compromiso por parte del outsourcer de pagar una cuota por los servicios, y por otro, un compromiso por parte del outsourcer de llevar a cabo las obligaciones típicas del servicio outsourced, con la especial diligencia que requiere su profesionalidad y experiencia específica en el sector. Normalmente este esquema se utiliza en el caso de que se decida outsource aquellas partes del negocio que no son fundamentales o características para una empresa.

Sin embargo, cada vez es más frecuente que la externalización abarque actividades que definen el negocio principal de una empresa o que son estratégicas, como la gestión de asuntos jurídicos y fiscales. También en este caso, será necesario un contrato que regule la relación entre el subcontratista y el externalizador. No será una simple encomienda de servicios, sino una verdadera asociación comercial. La ley no prohíbe la delegación de partes importantes y estratégicas de la propia empresa a un socio externo. Será fundamental, en este caso, que el contrato regule muy bien las funciones y aportaciones de cada uno, porque, a partir de esa disciplina, se podrán determinar las responsabilidades respectivas frente a los clientes, entre los socios y frente a las autoridades de los distintos países.

Las ventajas del outsourcing de la gestión de los asuntos jurídicos y fiscales a través de un socio global

No es casualidad que el outsourcing a través de asociaciones estratégicas sea utilizada por las empresas que quieren ampliar su negocio más allá de las fronteras nacionales o en nuevos mercados. Por ejemplo, cuando se utiliza la fórmula del merchant on record, por la que el socio será el verdadero distribuidor de los bienes y servicios de la empresa, encargándose de todos los aspectos legales y fiscales de las distintas operaciones en el mercado de referencia. De este modo, el socio será responsable ante los clientes finales y las autoridades de ese mercado, lo que permitirá reducir los riesgos y una expansión más eficaz en el nuevo mercado, cuyas especificidades serán gestionadas por un socio especializado. Además de los honorarios del socio, la empresa no tendrá costes adicionales por la formación específica del personal, la investigación y el cumplimiento, que se delegan en el socio.

Haz tu elección

Por lo tanto, hemos visto la comparación entre outsourcing e insourcing en la cadena de suministro. Ambas estrategias empresariales tienen sus pros y sus contras y la decisión dependerá en gran medida de lo que sea mejor para su negocio. Cuando una empresa se encuentra en la situación de tener que decidir si hacer outsourcing o insourcing, hay muchos factores a tener en cuenta: el coste, el esfuerzo necesario y la experiencia. Elegir entre la outsourcing e insourcing es una opción que puede determinar el éxito de la empresa, por lo que es importante que la decisión se tome con cuidado.

¡Compártelo!: